Tradiciones de los matrimonios de españoles

La gran mayoría de los matrimonios españoles se celebra a las siete horas – muy pronto para las costumbres españolas, que suelen cenar allí a las once de la noche. La celebración suele continuar por la madrugada, y sólo termina en las primeras horas de la mañana siguiente. La ceremonia, sin embargo, suele ser más rápida que en otras partes del mundo. Los españoles no tiene costumbre de llevar damas de honor o padrinos al altar; o al menos no en los matrimonios tradicionales. Sólo la pareja recorre el camino, seguida de cerca por la madre del novio.

La novia viste de blanco en señal de pureza. En lugar del velo, es común que las novias hagan uso de la mantilla, que lleva más detalles bordados y es pasada de generación a generación. Algunas de las mantillas se encuentran totalmente bordadas. La tradición es que ellas pasen de generación en generación, pero eso ha cambiado. Hoy en día, las familias se contentan con tejer mantillas nuevas.

También es importante que la novia lleve un objeto nuevo, viejo, prestado y azul. Esta costumbre se importó de Inglaterra y aún continúa viva en muchos lugares de España; y se supone garantiza suerte para el matrimonio, de acuerdo con la creencia popular.

Alianzas intercambiadas

¿Creías que llevar la alianza en la mano izquierda era verdad universal? Pues estabas equivocada. De hecho, la mayoría de los españoles utiliza las alianzas de boda en la mano izquierda, pero eso no es la regla. En Cataluña y en la Comunidad Valenciana, por ejemplo, los casados llevan el anillo en la mano derecha. Algunos españoles de Madrid también siguen esta regla.

Tradiciones

Durante la ceremonia, ha sido tradicional durante años que el novio presentara a la novia con trece monedas, conocidas como arras. Pero eso ha cambiado con el tiempo. Hoy en día es más común que los novios compartan estas monedas entre sí.

La salida de los novios de la Iglesia puede ser ruidosa. No es raro que los amigos suelten fuegos artificiales para celebrar el matrimonio. Mientras caminan hacia el coche, los novios son cubiertos de arroz y pétalos de rosas, que simbolizan la suerte y la fertilidad.

Después de la ceremonia, la pareja española se sienta a una mesa de seis plazas reservadas para los novios y los padres. Durante la cena, los novios van de mesa en mesa entregando regalos para los invitados, como cigarrillos o botellas de vino. Los amigos retribuyen con efectivo, siempre entregando sobres.

El novio, así como en muchas partes de América, también “vende” a sus invitados trozos de su corbata. Mientras que la novia, tiene que regalar a dos personas sus elementos más valiosos del día: la aleación utilizada en la boda y el ramo de flores – que, a diferencia de la tradición de otros lugares, no debe ser arrojada y disputada, sino entregado a alguien especial. La idea es que la novia pueda transmitir a alguien especial la suerte que ha tenido.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad