La importancia de los pajes en la boda

¿Quién no se derrite todo cuando los pajes en la boda avanzan, acompañando a la novia, hacia el altar? Por ello, si en tu familia hay niños, la sugerencia es aprovechar esto para dar más belleza y ternura a la celebración. Y la verdad es que los niños pueden significar una tremenda ayuda en la estética general de tu boda.

Para los que no lo saben, las funciones primordiales de pajes y pequeñas damas son: las chicas entran antes de la boda y mantienen el ramo en el altar, mientras que los niños llevan las alianzas a la mitad de la ceremonia. Sin embargo, nuestra sugerencia es aprovechar más la presencia de estas participaciones especiales en la boda, principalmente, si cuentas con varios niños para tu ceremonia.

Usualmente se considera que sólo debe haber dos pajes (un niño y una niña); sin embargo, no hay problema alguno en tener más de dos durante la ceremonia, y, si somos sinceros, puede llegar a ser un auténtico problema familiar el dejar de invitar a uno o a otro sobrino que estaba seguro que iba a participar, ¿para qué generar discusiones en la familia? Mientras más pajes participen en nuestra boda, estamos seguros de que mayor serán los suspiros y el encanto general del evento. Por ello, lo ideal es aprovechar al máximo la presencia de los niños en la ceremonia, no importa si es uno, dos o cinco.

En ese momento, sin duda, el papel de los padres de los niños es fundamental para explicar la importancia del papel que jugarán en la ceremonia, sus funciones; además, si algunos niños no desean o se muestran apáticos, siempre se pueden elegir los que se adapten mejor. No obstante, ten en cuenta que cada niño involucrado deberá tener que desempeñar un papel en la ceremonia para que no se sienta de lado (ni el niño, ni sus padres).

¿Qué hacen los pajes en la boda?

Funciones no faltan para estos “angelitos”, desde entrar con la novia, esparcir pétalos por el suelo, llevar las alianzas, cargar carteles con frases como “aquí viene la novia” y “por fin casados”, distribuir las bolsas de arroz y/o confeti a los invitados; en realidad, en este tema, el límite es la imaginación; sin embargo, es preciso señalar que debe haber un adulto responsable de este grupo (no podemos dejar a los niños hacer todo esto, mucho menos si son demasiado pequeños), pues lo que nadie quiere es equivocaciones, peleas, berrinches o cualquier otro tipo de acción que pueda alterar el transcurso de la boda.

Claro que siempre es bueno contar con imprevistos, principalmente, cuando se trata de niños más pequeños, por lo tanto, si alguno comienza a sentir pena o no desea desempeñar las funciones que le fueron asignadas, es hora de que el adulto se haga cargo; por ejemplo, guiándolos, acompañándolos; o bien, retirando a aquel o aquellos que no quieran desempeñar su función. Por ello, siempre debemos de tener a uno o más sustitutos para las funciones de los pajes; no importa si se trata de la distribución del arroz, o de la entrega de las alianzas.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad