Elegir el día de la boda

La elección del día de su boda puede depender de razones prácticas o sentimentales, porque los novios le dan mayor peso a la fiesta que a la luna de miel o viceversa; cualquiera que sea el caso, hay ciertos elementos que deben considerar antes de decidir el día, sobretodo si no tienen bastante tiempo para planearla y quieren que todo les salga ¡a la perfección!.

Muchas veces, por cuestiones románticas o especiales, los novios se empeñan en elegir un día específico para casarse que resulta no ser el mejor. Si quieren que su boda coincida con la fecha en que se conocieron, se besaron por primera vez, se comprometieron, el día de su cumpleaños o el día de los enamorados, lo mejor será planearlo con más de un año de anticipación para asegurarse de que encontrarán todos los proveedores que quieren contratar para ese día en especial.

Elegir el día de la boda

Elegir el día de la boda

Hay una serie de elementos que les recomendamos tomar en cuenta para hacer de esta elección una sabia decisión:

Los invitados de la boda

Uno de los principales elementos de la fiesta, además de los novios, son los invitados. A veces la fecha de la boda se fija porque coincide que algún amigo o familiar que vive lejos, decide venir para esas fechas y podrá entonces estar presente en su boda. Si tienen muchos invitados que vendrán de fuera, será conveniente que les digan cuanto antes la fecha en que se casarán para que vayan haciendo sus planes.

Es importante consultar, sobretodo con los invitados que quieren que estén en su boda (familiares, amigos cercanos y los que sean padrinos y testigos), si estarán disponibles en la fecha que han elegido o si no planean un viaje, porque de lo contrario, tanto ustedes como ellos entrarán en un gran conflicto; por ello es la importancia de planearlo con tanto tiempo de anticipación. Así que les recomendamos consultar los compromisos de todos y fijar una fecha de mutua conveniencia.

Otro punto importante, si quieren que estén todos sus seres querido presentes, será mejor no elegir un día que caiga en temporada de vacaciones (Semana Santa, Navidad, etc.), o puente, ya que muchas familias, sobretodo con hijos, hacen planes de viaje con bastante tiempo de anticipación para aprovechar esos días libres.

Si a ustedes, por cuestiones personales o de trabajo, les conviene elegir un día cercano a las vacaciones para irse más tiempo de luna de miel, no se preocupen entonces por quien no pueda asistir a su boda, el chiste es que ustedes sean quienes disfruten de este momento tan especial. Ya le enviarán las fotos a quien se la pierda ¿no creen?.

Los costes de la boda

Si eligen un día cercano a algún día festivo como lo es el Día de la Madre, San Valentín, Halloween u otro similar, es probable que los costos de algunas cosas como las flores, se eleven al doble o más, así que tengan mucho cuidado si lo que buscan es gastar lo menos posible.

También deben pensar la hora en que la quieren hacer, ya que si deciden hacerla en sábado y de día, les saldrá más caro que si la hacen por ejemplo en viernes por la noche.

El lugar de la boda

Si han decidido casarse fuera de la ciudad, será conveniente que comiencen la organización con mucho tiempo de anticipación. Lo primero que pueden mirar es si el lugar en el que quieren hacer la celebración estará disponible o no para la fecha en que quieren hacer su boda y tener un par de fechas alternativas en caso de que no lo esté.

Aquí también entra el problema de los invitados, ya que, deberás hacerles saber con anticipación que te casarás fuera para que lo vayan planeando y debes tomar en cuenta que no todos podrán asistir; así que pon en una balanza tus prioridades.

El clima del día de la boda

Hoy por hoy nadie puede asegurar al 100% si el día que elijan para casarse será bello o no, debido a los cambios climáticos que el mundo entero ha sufrido, pero…¡pueden tomar sus precauciones! .

Tomen en cuenta los meses del año en que llueve en su ciudad, sobretodo si su boda será al aire libre o si les angustia pensar que caiga una tormenta al momento de llegar a la Iglesia, cosa que no sería nada agradable. O si deciden hacerla, por ejemplo, en la playa, eviten elegir los meses en que haga un calor insoportable, ya que tanto ustedes como sus invitados sufrirán enormemente.

La luna de miel

En la elección del día, influye también el lugar al que quieran ir de luna de miel. Si quieren ir a esquiar a Suiza, no creo que les toque mucha nieve si se casan en Junio, o si quieren ir a Punta Cana a tomar el sol, no creo que lleguen muy morenitos que digamos si se van en agosto o septiembre que es la época de huracanes.

Piensen también que si van a un lugar de mucho frío, deberán llevar más equipaje, lo cual podría ser más costoso, sobretodo si tienen que comprar un ajuar completo para ello.

Y sobretodo, eviten viajar en temporada alta, ya que:
• El transporte y la estancia, les costará mucho más caro.
• Habrá mayor cantidad de personas y las filas para conocer sitios culturales o de diversión, serán más largas.
• Será difícil que encuentren billetes para en cualquier medio de transporte y hoteles libres, si no reservan con mucha anticipación .
• Si es puente, encontrarán muchos lugares cerrados, incluyendo restaurantes.

Así que antes de apuntar con el dedo el día de su boda en el calendario, es muy importante que piensen el lugar al que quieren ir de luna de miel; no es que tengan que decidirlo ¡YA!, pero al menos tener una idea de lo que les gustaría.

Sólo recuerden que sin importar que sea año bisiesto, puente, doble no circula, haya manifestación o se esté cayendo el cielo, es el día más importante de sus vidas…así que ¡disfrútenlo!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies