Bodas de plata

Al momento de decir “acepto” está en el deseo del novio y de la novia el poder permanecer juntos y enamorados frente a las adversidades que cada día pueden llegar para hacer tambalear el sueño de una vida en común hasta la vejez. Por esto, los aniversarios son ocasiones muy importantes para la pareja, pues representan el logro de haber permanecido juntos y felices otro año más, viendo crecer a sus hijos y proyectos en común. Hoy os hablamos de las bodas de plata.

Cada uno de estos aniversarios tiene, en la tradición occidental, un nombre y un material predominante con el que se ha confeccionado el regalo que los esposos se intercambian. Con esto se hace referencia al avance de la relación. Pues mientras más años logre permanecer unida y verdaderamente feliz una pareja la relación se fortalece frente a las posibles dificultades que nunca sobran.

Por esto el orden de los materiales a los que se hace referencia en el nombre del aniversario van cambiando con el paso de los años desde los más efímeros y poco resistentes hasta los más duraderos.

Se comienza con el papel y el algodón, que representan la suavidad y aparente debilidad que poseen los sueños. Haciendo referencia a que la tarea está aún flotando en los brazos del amor intenso.
Cuando los años han pasado y la pareja sigue junta y enamorada llegamos a los aniversarios metálicos. Uno de los más representativos, que se celebra no solo en la intimidad de la pareja sino que la tradición marca que sea en el marco de una gran fiesta es la boda de plata.

Las bodas de plata se corresponden con la conmemoración número 25 de la fecha del matrimonio, y puede festejarse de varias maneras.

Alianzas bodas de plata

Alianzas bodas de plata

Formas de celebrar las bodas de plata

El modo de festejar este aniversario que más se estila es organizar un evento grande con familiares y amigos. No necesariamente debe ser de la misma magnitud que la boda, pero sí con varios invitados, una recepción, brindis y demás.

El comienzo de las bodas de plata puede hacerse con la renovación de los votos matrimoniales. Acto en el que los esposos confirman entre si y ante sus familiares que se quieren tan intensamente como el primer día, pero con un amor más maduro y experimentado.

Después de esto hay brindis pero no se realiza el primer baile de los esposos. Pues ya estamos un poco retrasados para eso 25 años después.

Y lo que queda es festejar en una reunión amena y adaptada al estilo de la pareja y el perfil de los invitados de los recuerdos felices y los nuevos proyectos a futuro que los esposos planeen desarrollar en los muchos años que les quedan por vivir; pensando que después de las bodas de playa vendrán las bodas de oro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies