7 cosas que nadie te cuenta sobre casarse

¿Cómo no estar preocupada estando a punto de convertirse en una persona casada? En una profesional que combina las actividades de la casa, que va a tener a alguien para compartir la vida, las cuentas, las responsabilidades y todo lo demás. Para que puedas relajarte un poco, a continuación enlistamos algunos consejos acerca de cosas que nadie te dice de casarse.

1. Organizar y amueblar la casa nueva da mucho más trabajo que organizar la boda

Son muchos detalles que deben ser resueltos, y por más limpia, organizada y ordenada que esté la casa, siempre va a quedar algo para hacer.

Sin contar la entrega de los muebles, que es una lucha. Esperar la entrega es una tor-tu-ra, los horarios son horribles y puede que tengas que estar de guardia para esperarlos. Una buena idea es contar con la ayuda de tus padres o amigos, o bien, si el horario de uno o de otro es un poco más flexible, turnarse para recibir las entregas.

2. Tus invitados van a comprar los regalos de último minuto

Por lo tanto, descarta la posibilidad de colocar los elementos de extrema necesidad en la lista de regalos sabiendo que sólo puedes retirar los productos después de la boda.

3. Puedes cambiar de idea acerca de “casi” todo en la recta final

Por más decidida que seas, crees que nada es suficiente – el color de la flor, el pelo, el maquillaje… Son tantas opciones que incluso pueden darte ganas de cambiar el vestido. Es normal que algunas novias cambien sus opciones en la recta final de la boda, y es curioso que esas ideas que has deseado llevar a cabo a lo largo de 2 años (o el tiempo de espera) pase a tener poco o casi nada de sentido en la recta final.

4. Terminarás cansada de escuchar la palabra “boda”

En la recta final, sólo quieres casarse y nada más. Da esa sensación: ¿vamos a acabar pronto con esto? Los preparativos son una delicia, pero son sumamente cansados. La planeación de una boda es agotadora: son muchos los recursos humanos, monetarios y psicológicos involucrados. Así, en los últimos días, la palabra “boda” suena chocante al oído.

5. Te encuentras muy emotiva en los últimos días

Lloras con un comercial, en la publicidad del Día de las Madres, cuando te dan un regalo inesperado, con el abrazo de tu papá; es normal tener los sentimientos a flor de piel, y esto en realidad tiene su lado positivo. Siente y llora todo lo que tengas ganas antes de estar hermosa y radiante en tu gran día.

6. Te gastarás un dinero considerable con cosas no previstas

Hablando en serio: DEJA UN DINERO DE RESERVA, ya que van a aparecer cuentas por pagar que ninguno de los dos tenía contemplado.

7. Tienes ganas de tomar unas vacaciones o dejar de trabajar en la recta final

El cansancio golpea fuerte en las últimas semanas y por más hermoso, maravilloso y emocionante que sea la preparación de la boda o cuánto ames tu trabajo, no te dan ganas de levantarte de la cama. Por lo que tendrás que ser fuerte para no faltar al trabajo.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad