5 razones para cancelar una boda

¿Qué motivos tan fuertes puede haber para querer cancelar una boda? Nos pusimos a reflexionar al respecto y encontramos cinco que vale la pena analizar.

Dicen las personas que han contraído matrimonio que días (incluso meses) antes de la boda, las dudas sobre si quieres casarte o no son perfectamente normales. Pensar una y mil veces en si estás haciendo lo correcto es entendible porque es una de las decisiones más importantes de tu vida y la que definirá tu futuro a largo (muy largo) plazo.

Sin embargo, a pesar de que ya tengas todo planeado: el lugar, las invitaciones, el vestido, la iglesia, etc, sí existen motivos los suficientemente grandes para cancelar una boda y decir NO al futuro que te espera con la persona que alguna vez pensaste compartir tu vida.

Algunas razones para cancelar una boda

Algunas razones para cancelar una boda

Los más importantes que se nos ocurren son:

1. Infidelidad

Si te fue infiel antes de la boda, ¡olvídalo! No te espera nada prometedor una vez que estén casados. El que nace mujeriego, mujeriego se queda. Por pura dignidad, lo mejor es decir no, gracias.

2. Te das cuenta de que estás enamorada de alguien más

Ni modo, descubriste días antes de la boda que tu corazón no le pertenece a tu prometido. En realidad no se trata de que hayas descubierto, más bien fuiste sincera contigo misma y eso es valiente y válido. No puedes comprometer tu vida al lado de una persona que no amas. Puede ser que sigas enamorada de un ex o que simplemente no ames a tu futuro esposo, es mejor ser honestos desde ahora y no vivir una vida de infelicidad.

3. Llega tarde a la boda

Este punto fue muy controvertido en la redacción. Algunos están a favor y otros en contra, aquí el asunto principal es saber por qué llegó tarde a la boda. Si fue por el tráfico o por motivos fuera de sus manos, se pasa porque tampoco te vas a poner como bridezilla, pero si fue porque se levantó tarde o razones por el estilo, ¡adiós! Si no le importa el día de su propia boda, temo decirte que te estás casando con un caso perdido.

4. Si crees que las cosas mejorarán después de la boda

Una boda no resuelve nada, al contrario, intensifica los problemas. Así que si la situación está muy mal entre tú y tu prometido y crees que casándose se resolverá, estás equivocada. Piensa bien antes de dar el sí, pero lo que es seguro es que los problemas seguirán si no los resuelven de fondo.

5. Si te sientes culpable por querer cancelar una boda

Él te ama, planearon la boda perfecta (y carísima) pero tú dentro de ti sabes que no quieres casarte. No te sientas culpable por querer cancelarla, si tú no luchas por tu propia felicidad, nadie más lo hará. Puede ser que te ganes al principio el odio de algunas personas si la cancelas (principalmente de tu prometido), pero siempre es mejor eso a no sernos fieles a nosotras mismas.

Ok sí, puede ser que al momento de cancelarla te ganes el odio de tu (ex)prometido e incluso de tu propia familia, sin embargo no hay nada más importante que sernos fieles a nosotras mismas y saber que hicimos lo correcto y lo que nos hará sentir bien a largo plazo. Si una misma no aboga por su felicidad, nadie más lo hará. No tengas culpa, no hiciste nada malo, así que tú siempre con la cara muy en alto, ¿ok?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies